Hua Shan

Dao Jia Yang Sheng Chang Shou Shu cuya traducción aproximada significa el arte taoísta de nutrir la vida y conseguir la longevidad es un legado que han mantenido durante siglos los monjes taoístas que habitan en la montaña sagrada de Hua Shan que está cerca de la ciudad de Xian en la provincia de Shaanxi. Sus 5 picos más prominentes tienen forma de pétalo por lo que la montaña recuerda una flor (Hua, flor y Shan, montaña). 

Este método ancestral conocido como Qigong de la Montaña Shan, Qigong de la Primavera Eterna o Qigong Rejuvenecedor, fue transmitido durante generaciones por los monjes de la escuela taoísta llamada de la Realidad Completa que practicaban la alquimia interna para nutrir la vida y conseguir la longevidad. El sistema se centra en refinar la esencia y circular el Qi, trabaja especialmente el Dan Tian inferior y activa los riñones y el aparato reproductor. Hua Shan Qigong es un bálsamo que aporta al practicante la vitalidad, alegría y belleza de un niño. Se distingue por ralentizar el proceso de envejecimiento y potenciar las funciones sexuales. 

Este método sigue los principios de mente calma, no forzar y seguir lo natural y espontaneo y se caracteriza por un flujo continuo, suave y lento de movimientos circulares, sin comienzo ni fin que expresan el dinamismo del Tao. El practicante deja de ser para convertirse potencialmente en todo.  

Las tríadas: cielo/hombre/tierra, Dantian inferior/medio/superior, puertas baja/media/alta se activan bajo el concepto de triunicidad y son una constante en la rutina. Máximo exponente de ésta trinidad energética es el movimiento taoísta “el dragón nada”, todo un clásico entre los practicantes de Qigong: las manos trazan círculos en tres  alturas que se corresponden a los 3 Dantian, para facilitar la transformación y la fluencia energética. 

En la rutina no podían faltar ejercicios inspirados en algunos animales, fruto de la atenta observación de la naturaleza: el dragón, el ave fénix, el ave roc, la tortuga, …. cuyos movimientos también circulares facilitan el fluir armonioso de la energía. La rutina finaliza con un extenso automasaje que incluye técnicas de digitopuntura y que se aplica en todo el cuerpo. 

Nombres de los movimientos:

     Apertura: Abrir las 3 puertas
1   Sacudir el cuerpo
2   Rotar los hombros
3   Estimular los genitales
4   La cumbre suprema
5   El roc vuela
6   La tortuga esconde la cabeza
7   El dragón nada
8   La rana salta
9   Círculos celestes
10 Círculos terrestres
11 Círculos caminando
12 El fénix despliega las alas
     Clausura: Retorno a la juventud (Automasaje)    

METODO

 Apertura: Abrir las 3 puertas
El ajuste de nuestro esqueleto se basa en alinear la armadura ósea y reajustar las distintas piezas que lo componen a fin de crear aperturas que permitan la libre circulación de Qi. Este proceso que permite ajustes precisos del esqueleto, imperceptibles para la vista pero capaces de modificar nuestros patrones energéticos, implica abrir las puertas internas: zona lumbar, dorsal y cervical. 

El trabajo implica movimientos suaves para que la musculatura se relaje y las vertebras se suelten permitiendo que el Qi empiece a fluir. 

Inspirar: se ejerce una anteversión de la pelvis al mismo tiempo que se estiran las piernas, sigue una disminución de la cifosis torácica ayudada por la rotación de las manos hacia el exterior y consecuentemente del desplazamiento de  los hombros hacia atrás y una disminución de la lordosis cervical provocada por la flexión craneal. 

Espirar: se ejerce una retroversión de la pelvis al mismo tiempo que se flexionan las piernas, sigue un aumento de la cifosis torácica al deshacer las manos y los hombros a su posición original y un aumento de la lordosis cervical al desplazar la cabeza a la posición natural. 

El movimiento predispone una respiración completa: abdominal, torácica y clavicular. 

1 Sacudir el cuerpo
Los pies están separados el ancho de las caderas, el cuerpo muy relajado. En el hombre los testículos se balancean adelante y atrás. La mujer mantiene la vagina abierta y relajada para percibir la vibración. La respiración es abdominal natural. 

2 Rotar los hombros
Comenzar girando el hombro izquierdo hacia atrás, después de 12 giros cambiar el sentido de rotación. Los movimientos deben ser grandes y generosos, para permitir que los factores patógenos y el qi nocivo sea expulsado de los pulmones y entre nuevo qi. Moviendo todo el cuerpo se mueven los hombros y éstos mueven los brazos.

3 Estimular los genitales
Realizar un paso de arco al frente con el pie izquierdo y seguidamente desplazar el pie derecho junto al izquierdo apoyando solo la punta para apretar los muslos con el fin de estimular la zona genital al mismo tiempo la mano izquierda ha diseñado un circulo hacia el exterior. Realizar otro paso al frente con el pie derecho y reptir el mismo movimiento pero a la inversa. El ejercicio se realiza caminando. Total 8 pasos.

En hombres, la activación del escroto fortalece las funciones de los testiculos y previene la hernia. En mujeres, la activación de la zona genital mejora la flacidez de la vagina y fortalece su peristalsis. Mejora el control en la micción y evita perdidas de orina.                       

4 La cumbre suprema
Realizar un paso de arco con el pie izquierdo y con la mano derecha diseñar en el aire y al lado del cuerpo el simbolo del taiji, primeramente trazar un circulo completo y luego una gran “S” desde abajo hacia arriba, con un movimiento suave y continuo. Seguidamente realizar un paso con el pie derecho y realizar el mismo ejercicio con la mano izquierda. El ejercicio se realiza caminando. Total 8 pasos. Los amplios movimientos de los brazos fortalecen los organos del pulmón y corazón y activan los puntos Renying (E9) Tiantu (Ren22) Quepen (E12) Fengchi (VB 20) Fegfu (Du16) y Dazhui (Du14). 

5 El roc vuela
Encarar las manos en frente del cuerpo y girando el tronco a un lado y al otro, realizar círculos con ellas a cada lado del cuerpo. Se diseña un “8” horizontal. Total 8 repeticiones.

Fortalece el hígado y riñón y activa los puntos Qihai (Ren6) Shenshu (v23) y Migmen (Du4).

6 La tortuga esconde la cabeza
Realizar un paso de arco al frente con el pie izquierdo, las manos realizan un enlace para colocarse delante del pecho, los codos se mantienen caídos. Ayudados por el cambio de peso entre ambos pies y los movimientos de la cintura y hombros, descender las manos para describir un circulo de abajo hacia arriba, enfrente del cuerpo. Seguidamente, mientras se cambia el peso entre ambos pies y dirigido por la cintura y hombros, subir las manos para describir un nuevo circulo pero esta vez de arriba hacia abajo. En este ejercicio el cuello se retrae y se extiende como el de una tortuga. Total 8 repeticiones.

Fortalece el riñón, esencia de la vida, las glándulas suprarrenales y las gónadas. La extensión y contracción del cuello regula el sistema nervioso central y está indicado en la prevención de afecciones cerebro vasculares.  

7 El dragón nada
Los pies están juntos y las manos unidas en frente del pecho. Con la ayuda de los movimientos de caderas que se balancean de un lado a otro, empezar desde la izquierda a diseñar un círculo entero a la altura de la cabeza. A continuación trazar medio círculo a la altura del tórax, seguidamente otro círculo entero a la altura del abdomen y finalmente el medio círculo que faltaba para completar el del medio. Volver a empezar. Repetir el ejercicio 8 veces.

Fortalece el riñón. Facilita la fluencia de energía entre los 3 Dantian: inferior, medio y superior.

8 La rana salta
Flexionar las piernas y situar las manos delante del pecho. Estirar las piernas y el cuerpo sobre las puntas de los pies hasta conseguir una anteversión de la pelvis y una extensión de las cervicales; al mismo tiempo proyectar las manos hacia el frente para diseñar con ambas manos dos círculos horizontales hacia el exterior. Flexionar las piernas para relajar la columna vertebral desde el coxis, lumbares, dorsales y cervicales. Repetir el ejercicio, cambiando el giro de las manos hacia el interior. Total 8 repeticiones.

Fortalece los riñones, activa los canales Du Mai y Ren Mai, trabaja la columna vertebral y por ende el sistema nervioso central.

9 Círculos celestes
Subir las manos arriba y pivotar el cuerpo desde la cintura para diseñar círculos horizontales en el aire primero en una dirección y luego en otra. Total 8 repeticiones en cada dirección.

Fortalece los riñones y el área lumbar. 

10 Círculos terrestres
Realizar un paso de arco al frente con el pie izquierdo. Extender las manos al frente con las palmas hacia abajo y pivotando el cuerpo desde la cintura y con ayuda del cambio de peso entre los pies, diseñar círculos horizontales y generosos en el aire en dirección antihoraria. Realizar un paso de arco al frente con el pie derecho y realizar el mismo ejercicio, esta vez moviendo las manos en sentido horario. Total 8 repeticiones en cada dirección.

Fortalece los riñones y el área lumbar.

11 Círculos caminando
Este ejercicio trabaja las 5 direcciones: Norte, Sur, Este, Oeste y Centro siguiendo la teoría de las 5 dinámicas energéticas. Los movimientos se repiten en cada dirección empezando por la izquierda, al frente, al centro, derecha y atrás.

Realizar un paso de arco a la izquierda al mismo tiempo que se suben las manos, seguidamente inclinar el cuerpo al mismo tiempo que las manos diseñan dos arcos de circulo hacia abajo para finalmente unirse. Subir las manos por el centro del cuerpo con los dedos apuntando abajo y mediante un movimiento de hombros hacer que apunten hacia arriba. Cambiar la dirección y repetir el mismo ejercicio.

El movimiento de ascenso descenso y separación de la manos, activa el canal Ren Mai en la parte frontal del cuerpo, el Du Mai en la parte posterior y el Dai Mai alrededor de la cintura, así como diferentes puntos energéticos de los 3 meridianos Yin y Yang de los brazos y piernas.

12 El fénix despliega las alas
Realizar un paso de arco al frente con el pie izquierdo, las manos posicionadas delante del pecho con las palmas hacia afuera tiempo se extienden adelante y atrás manteniendo las palmas de las manos encaradas hacia el cuerpo para voltearlas seguidamente hacia el exterior al mismo tiempo que la cabeza gira y mira atrás. Realizar un paso de arco al frente con el pie derecho y realizar el mismo ejercicio a la inversa. El ejercicio se realiza caminando. Total 8 pasos.

Fortalece el hígado, es un ejercicio que actua sobre el sitema nervioso central y relaja.

Clausura: Automasaje para la salud y la longevidad
Proximamente publicaremos este contenido

Enlaces relacionados:

19-09-2017
Sesión Informativa: Curso Formación Qigong 10ª Promo
04-10-2017
Curso Trimestral Otoño: Los 5 animales del Dr. Hua Tuo
10-10-2017
Curso Bimestral Mañanas: Las 8 Joyas
14-10-2017
Taller: las 12 Joyas sentado
21-10-2017
Curso Formación Qigong 10ª Promoción
  • Qigong ON-LINE

    MEJORA TU VISIÓN
    en 15 minutos

    QIGONG PARA OJOS

    Fácil de aprender y
    aplicar correctamente

Facebook
Encuéntranos en Facebook