Relajación

Estirar músculos

El término relajar procede del latín relaxare que significa aflojar, de hecho relajarse implica soltar la tensión a nivel muscular, nervioso, emocional y mental. La relajación es una habilidad que puede ser aprendida a través de la instrucción adecuada alcanzando su dominio mediante la practica atenta y perseverante.
Toda tensión nerviosa, emocional o mental se somatiza en una tensión muscular, respuesta natural que es efectiva y está muy bien organizada, pues frente a un peligro el cuerpo reacciona para respaldar con prontitud y energía las tres únicas posibles opciones: defensa, ataque o huida. Pero una vez superada la crisis, el cuerpo tendría que disminuir el nivel de activación y regresar a un estado de calma y relajación.
La excitación muscular se genera a partir de los impulsos nerviosos e inhibidores que proceden de unos centros de control situados en la medula espinal y en el cerebro que se activan por los estímulos sensoriales y por ende emocionales y mentales que se producen ante una determinada situación. Una tensión nerviosa o emocional o mental constante genera una tensión muscular crónica que no permite la relajación, ni tan siquiera durante las horas de sueño, además genera un gasto energético continuo que provoca fatiga y agotamiento.
Cada uno de los cuatro tipos de tensión se comunica y está en interacción con el resto de tensiones, formando una red conectada que se alimenta y auto perpetúa. Sin embargo la interconexión de la red permite que la relajación de una parte relaje al conjunto. Si actuamos sobre el sistema muscular mediante técnicas especificas de relajación, se activa un sistema de retroacción entre la tensión muscular y la actividad cortical consciente que permite la relajación nerviosa, emocional y mental, restaurando el equilibrio del entero sistema energético.

Una sesión de Qigong siempre empieza con una rutina de ejercicios destinados a relajar los diferentes grupos musculares aplicando el método de relajación diferencial, es decir, se presta atención y se toma consciencia al contraste entre tensión y relajación, alternando movimientos corporales firmes y suaves que se denominan yang y yin. La serie de ejercicios siempre incluye estiramientos dado que un musculo estirado siempre está relajado. También flexibiliza y abre todas las articulaciones del cuerpo, especialmente las de los hombros y cuello y presta especial atención a la columna vertebral, eje del cuerpo, y a sus discos intervertebrales que amortiguan los traumas entre las vértebras pero que a la vez son vulnerables a herniarse y a comprimir nervios, estos ejercicios entrenan la extensión, flexión y torsión de la columna lo que proporciona suministro de nutrientes y alimento a las vertebras que se mantienen sueltas y saludables.
A continuación relacionamos una rutina de ejercicios para relajar a nivel musuclar:

Cuello
Rotar la cabeza a izquierda y a derecha.
Subir y bajar la cabeza.
Ladear la cabeza a izquierda y a derecha.
Hombros
Girar los hombros hacia adelante con los brazos colgando. Luego hacia atrás.
Mover los brazos haciendo giros hacia delante. Luego hacia atrás.
Mover los brazos haciendo círculos hacia el interior. Luego hacia el exterior.
Inclinar levemente el tronco, los dos brazos basculan, a la vez, a izquierda y a derecha gracias al impulso que procede de la flexión de las piernas.
Los brazos basculan uno adelante y otro atrás, a la vez, gracias al impulso que procede de la flexión de las piernas.
Subir los hombros, dejarlos caer a su posición natural.
Muñecas
Unir palmas y entrelazar los dedos voltear las muñecas.
Unir palmas, postura de rezo, presionar izquierda y derecha (Extensión).
Llevar con la mano la otra mano hacia el interior del antebrazo (Flexión).
Cruzar los brazos, encarar las palmas, entrelazar los dedos, mover las manos primero hacia dentro y luego hacia el exterior del cuerpo (Trabaja muñecas, codos y hombros).
Soltar las muñecas con movimientos desde el antebrazo
Dedos
Entrelazar los dedos y voltear las palmas hacia el exterior (Extensión).
Flexión de los dedos (garra de leopardo).
Cintura
Rotación con los brazos extendidos a los lados.
Rotación soltando los brazos a un lado y al otro.
Caderas
Girar hacia la izquierda. Luego hacia la derecha.
Columna
Ladear hacia la izquierda y derecha.
Ejercicio de golpear una pared posterior con los brazos extendidos: arriba con los dorsos de la mano, abajo con las palmas, a los lados con los dorsos y también con los codos.
Rodillas
Masajear los lados, delante y detrás. Agarrar las rótulas y girarlas.
Pies juntos. Girar hacia la izquierda. Luego hacia la derecha.
Pies separados. Girar hacia adentro. Luego hacia afuera.
Tobillos
Con un pie sin peso en el suelo, girar hacia un lado y hacia el otro. Cambio de pie.
Inclinarse hacia adelante y tocar el suelo (Columna).
Agacharse en cuclillas (Estira todo el tren de musculatura posterior).
Estiramientos de los músculos de las piernas.

El Qigong también actúa sobre el sistema nervioso, que se denomina autónomo porque revela la naturaleza autónoma de ésta activación. Clasificado en simpático y parasimpático tiene las funciones de controlar la respiración, el ritmo cardiaco, la presión sanguínea y la actividad digestiva. Depende de la activación de su parte simpática o parasimpática que aumentaremos o disminuiremos la tensión nerviosa. Como la respiración es la única función del sistema nervioso autónomo que puede ser controlada y regulada por la conciencia y como el Qigong interpreta al ser humano como una unidad funcional física, emocional y mental, al regular la respiración se puede controlar el entero conjunto funcional.

27-03-2017
Curso Trimestral Primavera: Qigong de Wudang
02-04-2017
Taller: Qigong Médico para reducir el colesterol
07-05-2017
Taller: Introducción al Qigong
14-05-2017
Taller: Qigong para las cervicales
20-05-2017
Disfruta el Qigong en la naturaleza
  • Qigong ON-LINE

    MEJORA TU VISIÓN
    en 15 minutos

    QIGONG PARA OJOS

    Fácil de aprender y
    aplicar correctamente

Facebook
Encuéntranos en Facebook