La traducción aproximada al castellano del termino japonés Shinrin-yoku es "baños de bosque" o "inmersión en la atmosfera del bosque", una práctica nipona inspirada en la tradición budista y sintoísta que consiste en pasear por el bosque con atención plena en la percepción sensorial del entorno para vivenciar y experimentar la naturaleza.

El practicante se baña e impregna de la energía pura del entorno que le aporta vitalidad y a la vez calma y tranquilidad. Pasear por el bosque restaura el equilibrio emocional y afina las facultades mentales: atención, concentración, memoria y capacidad de aprendizaje. Incrementa la autoestima y asertividad y amplia la empatía. El paseante inspira fitoncidas, sustancias volátiles y no volátiles producidas por plantas y árboles, una suerte de aromaterapia natural que fortalece el sistema inmunitario. Múltiples estudios científicos revelan que Shinrin-yoku, previene la enfermedad y preserva la buena salud.

Baños de bosque

El Holismo oriental comprende la importancia de la Totalidad, el hombre y la naturaleza forman un Todo conectado en constante ósmosis energética. Cuando el ser humano sigue la misma pulsación del entorno fluye en el devenir de todo el universo. Los baños de bosque refuerzan el vínculo hombre-naturaleza. Todo el universo está en el interior porque el ser humano es un microcosmo reflejo del macrocosmo. Alejarse de la naturaleza supone enajenar una parte de nosotros mismos. El pensamiento oriental entiende que la no integración o déficit de naturaleza provoca la enfermedad.

La contemplación de la naturaleza es una práctica inherente a la cultura japonesa. La admiración de la luna llena durante el mes de septiembre o tsukumi, la observación de la límpida y fría nieve o yukimi o la contemplación de la lluvia de pétalos rosados que caen durante la floración de los cerezos en primavera u ohanami, son costumbres habituales entre la población. Setu-getsu-ka o nieve, luna, flores refleja la sensibilidad de los japoneses por la naturaleza. La práctica de la contemplación funde el observador con el paisaje para ser Uno y Todo.

El amor por la naturaleza, clara herencia del sintoísmo, de la tradición nipona se identifica con la integración del ser humano en la naturaleza, de origen taoísta, de la cultura china. Sintoísmo y taoísmo proceden de un animismo naturalista en que el respeto y devoción a la naturaleza son claves para seguir el flujo del universo. Cielo, ser humano y tierra son una triunicidad en la que el hombre forma parte integrante.

Los taoístas rinden culto a los árboles que aportan aliento vital (ver qigong de los arboles) y los nipones respetan los árboles, moradas de espíritus sintoístas o kami, para ambos el paisaje es el principal motivo de su estética y bienestar.

Shinrin-yoku no es una meditación, el paseante no está en propiocepción, todo lo contrario, la atención se focaliza en el entorno natural. El practicante pasea lento y tranquilo respirando con naturalidad permitiendo que la naturaleza impregne el organismo a través de los sentidos. Observar los claros oscuros que proyecta la luz entre las ramas, el abanico de tonalidades que despliegan los árboles, más oscuros en el sotobosque; apreciar la fragancia de la tierra húmeda, el aroma de las plantas; percibir el crepitar de las pisadas sobre la hojarasca, el rumor del viento, el piar de los pájaros y los insectos cantores; acariciar la textura rugosa de la corteza de un pino, la aspereza de las piedras, la suavidad de las hojas, el terciopelo del musgo. El paseante siente también las sensaciones kinestésicas del propio cuerpo y percibe el frescor y la brisa en la cara, el peso del cuerpo en cada pisada; toma conciencia del espacio que ocupa y de la distancia que existe hasta los arboles....

Cuando llega un pensamiento a la mente, el paseante no lo nutre, no lo juzga, lo deja pasar como si fuera una nube y su atención regresa de nuevo al entorno. La contemplación del bosque a través de la percepción sensorial aporta conciencia clara, paz interior y contento, somos bosque, fluimos. Somos todo...

El Instituto Qigong organiza paseos en algunos bosques singulares de Catalunya, donde habitan arboles maduros, moradas de espíritus y deidades...

Ver información:
Taller baños de bosque octubre 2017
Taller baños de bosque mayo 2018

19-09-2017
Sesión Informativa: Curso Formación Qigong 10ª Promo
04-10-2017
Curso Trimestral Otoño: Los 5 animales del Dr. Hua Tuo
10-10-2017
Curso Bimestral Mañanas: Las 8 Joyas
14-10-2017
Taller: las 12 Joyas sentado
21-10-2017
Curso Formación Qigong 10ª Promoción
  • Qigong ON-LINE

    MEJORA TU VISIÓN
    en 15 minutos

    QIGONG PARA OJOS

    Fácil de aprender y
    aplicar correctamente

Facebook
Encuéntranos en Facebook